En este momento estás viendo El cuento del gusano y la manzana

El cuento del gusano y la manzana

El cuento de «EL GUSANO Y LA MANZANA» que conoces desde niño pero que nosotros no nos cansamos de escuchar.

STORYTELLING MANZANA MIRANDA

Entre los derechos humanos, debe incluirse el derecho a recoger una manzana del árbol y comérsela, sin riesgo de ser desterrado del paraíso.

Corría el siglo XII, cuando una heroica manzana atrajo hacia su cuerpo una flecha, lanzada por el irresponsable Robin Hood, que en otro caso hubiera acabado con la vida de su hijo.

En el mismo pumar, unos siglos más tarde (S. XVIII), un desconocido inventor (Isaac Newton) absorto en sus pensamientos, recibió el impacto de una manzana, que se dejó caer sobre su cabeza ofendida al sentirse ignorada.

Dolorido, pero sin perder la sonrisa se le ocurrió formular la ley de la gravedad. Lo que no se ha contado y que es tan cierto como la constante «g», es que Isaac, se comió la manzana, lo que le inspiró en su brillante teoría.

Salvando las distancias, me pasó algo parecido, pero en forma de sueño.

Espontáneamente se abrió una manzana por la mitad. El orondo y saludable gusano que habitaba en su interior, me invitó a recorrer los pasillos formados por anaqueles, llenos de tarros medicinales.
Con su voz de trovador, me dio la bienvenida a la que anunciaba como la más surtida botica, fruto de una perfecta fotosíntesis.

«Somos los sanadores de los cuerpos y por lo tanto generadores de espíritus felices.
En estos tarros, que ves se encuentra todo lo que te preservará de enfermedades cardiovasculares, hipertensión, cáncer, ácido úrico y colesterol.

Y si fermentas el núcleo de mi amada morada, crearás la SIDRA, la bebida de celtas y druidas. Y en esta mágica transformación, mejorarás algunas de las cualidades del fruto y otras se mantendrán inalteradas. E incluso cuando se avinagra el fermentado, conseguirás otras nuevas virtudes, completando un amplio ciclo saludable”.

El gusano podía haber aparecido en cualquier lugar del mundo, pero lo hizo en un sueño a la sombra de un manzano en un terreno fértil cercano al río Ebro de la villa de Miranda de Ebro.

Este es el relato de un proyecto apasionante en el que estamos enfrascados con las manzanas como aliadas.

Conocedores de los secretos bioquímicos de la manzana, predijimos que en esta tierra bondadosa elaboraríamos una buena SIDRA.

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Pilar Barahona

    La página web, está muy muy bien. Me encanta el cuento de la manzana y el gusano. Voy a seguir leyendo el resto de los posts

    1. Admin

      ¡Muchas gracias Pilar! Encantados de que te guste nuestro contenido y nos sigas, saludos!

Deja una respuesta